lunes, 16 de octubre de 2017

Galiza


Galiza non é un monte, nin un conxunto de árbores cunha fermosa paisaxe.
Non son simples poblos pequenos onde apenas habitan persoas,
e nin cabe dicir que estas persoas non son pobres nin coitadas;


Galiza vai moito máis lonxe de todo esto.
Somos nós, nacidos nunha terra que non somos quen de coidar.
Nós, fillos de galegos que amaban esta Galiza que non apreciamos.


De nada serve darse conta hoxe, dezaseis de octubro, do que estamos perdendo.
Temos que coidar o noso;
a nosa terra, a nosa patria: o noso legado.


Que se de algo podemos presumir que sexa das inmensas terras que nos rodean,
porque non hai nada máis fermoso que mirar pola fiestra e ver verde,
amarelo, rosa, vermello…


Estamos a perder todo o que nos forma, destrozando árbores que nos dan vida
e matando montes que non son os culpables da nosa crueldade.
Non merecemos nada que temos.


E xa basta de lamentos, de choros e de súplicas intentando rematar con todo isto,
que xa se encargou de rematar con nós mesmos.
Adeus a persoas; adeus a animais; adeus á vida.


Reflexionade un pouco, dádevos conta do que somos e do que temos;
que estamos destrozando un mundo perfecto coa nosa merda de criterios.
Acaso é máis importante unha tenda de Inditex que un monte?


Xa non somos humanos, e as bágoas que recorren a miña cara
son máis reales que todos os vosos berros de “somos españoles”.
Españois? Unha España que sólo se preocupa por nós cando estamos desfeitos?


Mirar calquera canle da televisión e escoitar como toda a atención está en Cataluña,
e ternos que comunicar entre nós por redes sociales para enterarnos
de si estamos en perigo ou non…


Pero somos fortes, meus querido galegos,
e saldremos desta deixando a Galiza no lugar que lle corresponde;
moito máis arriba.


Galiza está no mapa;
Galiza existe;
Queiman Galiza,

Galiza forte.



viernes, 6 de enero de 2017

Sentimientos ocultos

  Te quiero.


  Escribo esto con un último esfuerzo,
tal vez desperdiciando fuerzas, pero siento que debo;
quizás sufra, y no llegue a conseguir un final,
y mi pulso no se deje del todo controlar.


  Te quiero.


  Sin embargo, siento que debo hacerlo,
porque prefiero tener un papel entre mis manos
que una pistola apuntando, y disparando...
disparándome, más bien.


  Te quiero.


  Siento que no tengo fuerzas para seguir,
o más bien para caminar sin ti;
y es estúpido, porque este amor de años
se ha transformado en lágrimas y daños.


  Te quiero.


  Dime; ¿en realidad alguna vez me quisiste?
Porque no creo que de un amor tan profundo,
se pase a un odio tan tóxico, tan bruto;
ni pasemos de no mirarnos por deseo
a no hacerlo por puro asqueo.


  Te quiero.


  Te quiero, ¿es que no lo lees?
Tal vez ese siempre fue mi problema,
que escribo las cosas en letra pequeña,
y la cursiva suele ser mi arma defensiva.


  Te quiero.


  Tic, tac; 
¿llevo tantas horas escribiendo?
El tiempo ha pasado casi corriendo,
pero yo sigo notando tu aliento.
Te deseo, y ya no me da miedo decirlo.


  Te quiero.
Y sí, ya no lo oculto porque ya todo me da igual.
Porque total, ahora que no estás,
¿qué daño me puede pasar?
Temía un rechazo tuyo, 
un "no, es mejor que seamos amigos",
un golpe que me dolería como una pedrada,
y que me mataría lentamente,
como el cigarro que compartíamos siempre.
Amor mío, te quiero,
y tal vez estoy siendo cobarde, 
diciendo cosas que no debo,
cuando no debo,
y donde no debo. 
Pero te quiero, y esto es lo que siento
cada vez que te veo.