martes, 29 de marzo de 2016

Unreal



  Cogerte entre mis brazos y susurrarte un "te quiero" mientras mis manos comienzan a acariciar cada parte de tu cuerpo. Mirarte a los ojos, cerrar uno de los míos en modo de guiño, y luego besarte; tu mejilla, tu abdomen, tu boca... ¿Qué más da, con tal de hacerlo?



  Sentarnos en la terraza en una noche fría, mirando la luna y que las estrellas casi nos sonrían. Dormirme en tu hombro, escuchar tus ronquidos y pensar que eres tierno, aunque yo siempre haya odiado los ruidos molestos.



  Ir por la calle cogidos de la mano, que mi cabeza no alcance tus hombros mas que eso no sea un problema que nos moleste a nosotros. Apretar tus dedos fuerte mientras pasa ese perra (y no de animal precisamente) mientras tú me dices "¿crees que me interesa mínimamente?"




  Volver a casa del paseo; desayunar[te], comer[te], merendar[te], cenar[te], y todas las comidas que en medio de estas van. Mancharme con la salsa de tomate, y que tú no uses servilletas para limpiarme. Tirarte una patata mientras ríes a carcajadas. Joder, ¿y beber la cerveza del mismo vaso, mientras tú te encargas de que no beba demasiado?




  Cuando fumamos un cigarro a medias, y tú me echas el humo en la cara, mientras yo aspiro toda la nicotina de la que soy capaz. Haces siempre que sonría con cualquier pequeña tontería, como cuando nos quedamos sin tabaco y me dices "pues comenzaré a fumarte a ti mi pequeña adicción".




  Que me cuides como si tuviera dos años, y me ames como si llevásemos siglos practicando. Que me mimes, que me hipnotices con tus miradas de "vamos a la cama", y que me regales los oídos con versos baratos sacados de "El rincón del vago".



  ¿Pero sabes que es lo que más me gusta de ti?



  Que como solo estás en mi cabeza, nadie puede tocarte. 



  Porque eres irreal,


  como yo, 


  como el amor.




 Atentamente, Belle.

sábado, 5 de marzo de 2016

Welcome


  
  Bienvenido,
tú, que lees esto,
de esta sociedad miembro;
¿estás preparado?


Porque no vengo con buenas noticias,
ni traigo, para variar, sonrisas.
Vengo con lamentos, con críticas,
con personas realmente deprimidas.


Esto es un recibimiento
para que sepas que no es un cuento,
que en este mundo,
si eres bueno, serás traicionado.


Si eres una persona insegura de ti misma,
harán mayores tus inseguridades,
hasta tal punto que te veas,
obligada, a acabar con este dolor.


¿Y si estás seguro de ti mismo?
Te harán ser del anterior grupo,
pues nadie puede ser feliz
a no ser que le sea permitido.


Qué pasa si eres diferente, 
si no sigues sus modas caras y vistosas;
pues ahí los tendrás, juzgándote sin argumentos
por, simplemente, no ser como ellos.


Y, por favor, no se te ocurra enseñar
eso que te piden todos los chicos por WhatsApp.
Tu cuerpo, cariño,
que te llamarán de todo menos algo bonito.


Cuando te llamen "maricón", lo entenderás,
que si tienes una orientación sexual distinta
se tirarán sobre ti,
y te machacarán hasta no dejarte vivir.


Si admites que tu familia no tiene dinero,
comenzarán a alejarse de ti;
como si ellos fuesen príncipes
buscando a su nueva princesa de conveniencia.


Si tu cuerpo tiene alguna imperfección,
atacarán todos contra ella,
hasta tal punto que acabes juzgándote,
simplemente porque todos lo hacen.


¿De qué sirve tener personalidad?
Si la van a criticar,
si te van a obligar a cambiar;
aunque no quieras, lo harás.


Si muestras tu sonrisa, 
te la quitarán.
Y si muestras tus lágrimas,
las guardarán.

¿Aún no te has dado cuenta?
De todo lo que hemos sembrado,
que la sociedad no es más que una muestra
de todo lo que tú y yo detestamos.


Que son ególatras, falsos, 
hipócritas y mezquinos.
Que conspiran a tus espaldas, 
y
te halagan cuando los miras.
Sí, tal vez algunos nos salvemos,
¿pero de qué hubiese servido
que tres nazis
estuviesen contra matar judíos,
si acabarían 
viéndose obligados a matarlos?


Somos un círculo que no tiene fin;
lo que me haces, te lo hago,
y lo que te hago, me lo haces.
Falsedad por falsedad,
mentiras por mentiras,
dolor por dolor,
lágrimas por lágrimas.


Bienvenido a una sociedad en pleno siglo XXI,
donde decir quien realmente eres,
solamente cava una tumba
en la que acabarás cuando menos te lo esperes.




 Atentamente, Belle.